Facebook Twitter Instagram Pinterest Linkedin
Degradat

Slow Food

 

Manifiesto Slow Food

En el siglo pasado, con el nacimiento y el desarrollo de la civilización industrial, se inventa la máquina que acaba por imponerse como su propio modelo de vida. Después, la prisa nos ha encadenado, todos somos víctimas del mismo virus: la "Fast-Life", que conmociona nuestros hábitos, invade nuestros hogares y nos obliga a nutrirnos con el "Fast-Food".

Sin embargo, el homo sapiens debe recuperar su sabiduría y liberarse de esa "velocidad" que  puede incluso conducirlo hacia su propia vía de extinción. Por medio de los placeres materiales tranquilos, hemos de defendernos de la locura universal que supone la "Fast-Life". Frente a aquellos, que son mayoría y que confunden la eficiencia con el frenesí, proponemos como prevención una dosis adecuada de placeres golosos y sensoriales, consumidos de tal modo que proporcionen una satisfacción reposada y duradera.

Comencemos de forma apropiada desde la cocina con el "Slow-Food", escapando de la uniformidad del "Fast-Food", y redescubramos la riqueza y los aromas de la tradición culinaria local. Si la "Fast-Life", en nombre de la productividad, ha modificado nuestra vida y amenaza el paisaje y el medio ambiente, el "Slow-Food" es hoy la respuesta de vanguardia.

Nos hallamos frente a una verdadera cultura. Empezando, en primer lugar por el desarrollo del paladar y no por su empobrecimiento, estimulando el progreso por medio de intercambios internacionales y validando proyectos relevantes a través de la historia de la cultura gastronómica por medio de la defensa de los alimentos tradicionales.

El "Slow-Food" nos asegura una mejor calidad de vida. El "Slow-Food" también es una idea que necesita del mayor y más cualificado soporte para que esta forma de vivir, lenta pero segura, se convierta en un movimiento internacional, del cual el caracol es su símbolo.

Mapa del web  /  Política de privacidad  /  Terminos y condiciones  /  Uso de cookies

Copyright 2010 Cafès Cornellà